jueves, 19 de noviembre de 2015

viernes, 30 de octubre de 2015

Enésima Malasia.

De nuevo en Malaca, planeando mi aproximación a Kuala Lumpur, paso un par de días recorriendo sus calles. Lo bueno de volver a un lugar es que ya sabes donde buscar un hotel económico, donde ir a comer nasi ayam, a cenar la sopa china más buena y barata... Sabes donde está la mezquita y el templo de Confucio y puedes acercarte al templo hinduista por si hubiese alguna celebración.
.
La bicicleta es el vehículo más odiado, si es que se puede odiar un objeto. No porque sea silenciosa, no ensucie el aire, necesite poco espacio para su estacionamiento, no deteriore la vía por la que circula ahorrando dinero al estado en infraestructuras... No, lo es por ser lenta. El conductor de automóvil la odia porque estorba en su camino. Pero nunca ha pensado el automovilista que cuando se retiene ante un ciclista, la culpa no es de éste, lo que causa su retención son los cien (o mil) vehículos a motor que vienen de frente e impiden el adelantamiento. Lo que le "estorba" son esos cien (o mil) vehículos, no la bicicleta.
.
Si te gustan los pájaros, ¿por qué los enjaulas?
.
¿Zona libre de humos? Te prohíben fumar en la calle y permiten el paso de la principal fuente de contaminación dentro de las poblaciones.
.
Hasta los ángeles del cielo castigan a los malvados.
.
Dejo Malaca en dirección a la capital nacional.
Los monos, exterminados sus enemigos naturales, pueden llegar a ser una plaga.
.
Las lluvias tropicales pueden ser tan fuertes que se construyen refugios para los motoristas.
.
Una vez más en Kuala Lumpur.
.
Se vende. Cuando voy a correos para enviar la bicicleta a España por barco, me dicen que los paquetes grades tienen que ir por aire ¿Paquetes grandes en avión y pequeños en barco? El que hace las normas... Y el costo no me compensa.
.
El conductor lo quiere todo, no tiene suficiente con tres carriles en cada sentido, también ocupa las aceras. El peatón búsquese la vida.
.
Sacerdote hinduista en su templo.
.
Restaurante en el barrio chino con el menú "impreso" sobre la mesa.
.
Los buenos musulmanes sólo deben comer comida halal. Esto no significa simplemente comer los alimentos permitidos, sino que éstos han de ser tratados correctamente y con los utensilios apropiados. Por ejemplo, se puede sacrificar un cordero mirando a la Meca pero ser impuro si el cuchillo elegido se usó anteriormente para matar un cerdo. Aquí en Malasia se tiene esto muy en cuenta, e incluso la Coca-Cola y hasta el agua embotellada deben de tener su etiqueta halal.
.
Foto de boda.
.
Barrios a la última en el centro de la capital malaya.
.
El metro. Si quieres sexo vete a un hotel.
.
Escaleras que conducen a la entrada de las cuevas de Batu.
.
Si supiésemos el futuro, ¿qué encanto tendría la vida?
.
Tiendas de moda
.
Final de viaje en Kuala Lumpur con 10.500 km.
.

sábado, 10 de octubre de 2015

Sumatra, mes 2.

De regreso de Nías me encamino hacia el lugar más conocido de Sumatra: el lago Toba. Pero para llegar a él hay que escalar de nuevo la cordillera occidental de la gran isla. Horas de ascenso que me llevan a algunos de los lugares más curiosos de los últimos meses.
.
Sigo pedaleando por territorio cristiano.
.
El 17 de Agosto es el día nacional de la república de Indonesia y a lo largo de la carretera desfilan niños de todas las edades celebrándolo.
.
Los niños de esta aldea no dejan sacar una fotografía sin posar para ser retratados.
.
El lago Toba es el lugar más visitado por los extranjeros que llegan a Sumatra.
.
En el lago está la isla de Samosir.
.
Antiguas tumbas de jefes animistas.
.
.
- ¿Es bonito Simanindo?
- A mí no me gusta, yo lo veo cada día, como estas casas- dice señalando la arquitectura batak- todos los días.
.
Ya me habían dicho que un hombre si dispone de buena salud y es pudiente debe casarse y tener hijos.
- Aquí en Indonesia nos casamos a los 20 años, incluso con 17.
Así que digo estar casado, un hijo de 6 años; Ana y Víctor.
- ¿Y dónde está tu mujer?
- En España, trabajando.
- Vida feliz...
.
Niñas de Dokan jugando a la puerta de sus casas.
.
A Berastagi la gente viene a subir al volcán Sibayak, yo también. Al fondo el Sinabung.
.
.
El gunung Sinabung que ronronea como un gato, de vez en cuando da un fuerte ronquido.
.
Camino del lago Kawar.
.
El mercado de Kabanjahe.
.
Rambutanes para el postre.
.
Extraños remedios para "curiosas" enfermedades.
.
Varios jóvenes se fotografían conmigo a la puerta de la mezquita. Un hombre se dirige a ellos muy molesto.
- ¿Qué os dice?
- Qué cual es tu religión, es un fanático.
No se interesó sobre que tipo de persona soy, si soy bueno o malo, él juzga a las personas dependiendo de sus creencias religiosas. Los chicos se disculpan por el comportamiento del adulto.
- No os preocupéis, en Indonesia todo el mundo es muy amable conmigo.
.
En el restaurante el gato me ronda, intenta subirse a mis piernas, le echo de mi lado, vuelve una y otra vez. Al acabar de comer me levanto y el gato se sube a la silla para llegar a la mesa, trato de impedírselo. Pago la cuenta y veo antes de irme como la patrona pone los platos en el suelo al alcance del gato para que éste termine con las sobras.
.
Estos días amanecen brumosos. El Sol rojizo, y las nieblas no terminan de diluirse durante la jornada. Yo ya había leído algo pero un paisano parece confirmarlo.
- Esto no me gusta- dice- queman la jungla y el humo tapa al Sol.
Tal es la cantidad de incendios provocados que en los días con viento de poniente, el humo llega hasta el cielo de Malasia, al otro lado del estrecho. Es el hombre de estos campos, que incendia la selva y su despojo guarda como botín de guerra... Ya sean las selvas indonesias, amazónicas, o los pinares de Castilla, la historia es la misma.
.
La niña, de unos 12 años, se agacha y agarra una piedra según se acerca. Debe ya de conocer al animal. Éste está enseñando los dientes a los motoristas que pasan a su lado. Algún día la niña, a la vuelta del cole como hoy, irá distraída, quizás por mirar pasar a un bulé en bicicleta, y se le olvidará coger la piedra. Quien sabe, quizás sea el día que la muerda el perro.
.

lunes, 21 de septiembre de 2015

Isla de Nías.

En  Sibolga voy a extender mi visado a inmigración, a 3 km del centro.
- Si todavía te queda una semana ¿por qué quieres ampliarlo? ¿Tienes patrocinador y una carta de...? Espera 15 minutos, la chica que lo lleva aún no ha llegado.
Y llega la encargada del asunto.
- No tienes espacio.
Me queda sólo media página en el pasaporte pero sé que el sello es pequeño y cabe bien.
- Sí, lo puedes poner en una esquina.
- No, se pone aquí en el centro.
Insisto con estamparlo a un lado y ella con que debe de ser en el centro del hueco. Viene el superior y dice que esto es Indonesia y son sus normas, no voy a venir yo a decirles donde se pone el sello. Con las palabras apropiadas parece que acceden a ponerme el sello, porque me piden de nuevo la carta y preguntan por mi patrocinador.
- ¿Tienes billete de salida?
- Sí, en barco hacia Malasia.
- Eso no vale, uno de regreso a tu país.
- Lo tengo en el correo electrónico.
- Pues paga a un motorista y que te lleve a imprimirlo.
Subo a la bicicleta a buscar dónde. Cerca encuentro cinco ciber, todos sin impresora. Me voy para el centro y logro me lo impriman. Vuelvo a inmigración habiéndome pasado antes por el hotel a por el boleto del barco, por si acaso. Nueva espera en la sala. Me sacan fotos, toman la huellas de los diez dedos, relleno un formulario, pago 355.000 rupias, y hasta dentro de 5 días. El día de la cita estoy allí como un clavo, la extensión de mi visado en el pasaporte, con fecha del día en que fui a solicitarlo. Así funciona, si no quieres esperar sólo tienes que pagar unos cientos de miles de rupias más.
Y para celebrarlo me voy unos días a la isla de Nías.
.
En Nías son cristianos, y no sé si será la causa pero encuentro más "espabilados". Un chico parado con su moto me pide ayuda, necesita dinero para arreglarla. Sigo adelante y a unos 200 m se pone en paralelo.
- ¡Vaya, la moto funciona!
- Sí, pero yo te pedí ayuda y no me la diste.
En el restaurante la misma historia.
-Mister, tengo un problema ¿me puedes ayudar? No tengo dinero.
- Es la tercera vez que escucho ese cuento hoy.
- Y les diste dinero.
- No.
Cuando voy a pagar la comida el mismo tipo ya lo ha hecho.
- ¿No decías que no tenías dinero?
.
El isleño se molesta al verme fotografiar su casa de madera, entonces le enseño la foto, si quieres la borro, le digo, y enseño otras fotografías. En una de ellas hay un gallo, y olvidado del problema insiste en que fotografíe los suyos.
.
El perímetro de Nías es un espectáculo de cocoteros. Cuidado al pasear, no te caiga un coco en la cabeza.
.
La isla es mundialmente famosa por sus olas gigantes, lo que atrae a surfistas de todo el mundo.
.
Pero las grandes olas se alzan en los meses de Junio y Julio, en Agosto ya comienzan a perder fuerza.
.
A la entrada de algunos pueblos, o en las sepulturas, se ven esculturas para asustar al enemigo. Cosas de la antigüedad.
.
Bawomataluo.
.
Aquí, la casa del jefe del pueblo.
.
.
Una vecina de Hiliamaetaniha contenta con el dibujo de su casa.
.
La calle principal de Hiliamaetaniha.
.
Para llegar a estos pueblos subidos en las colinas, hay que seguir estrechas carreteras con empinadas subidas.
.
Tras unos días en el sur comienzo la vuelta a la capital por la cara opuesta.
.
.
Aunque la isla no es grande, la arquitectura cambia de unas zonas a otras.
.
Haciendo equilibrios para cruzar algunos puentes.
.
Camino de Sirombu, en la costa oeste.
.